La transdisciplinariedad tiene como finalidad la comprensión del mundo presente, del cual uno de los imperativos es la unidad del conocimiento que presupone una verdadera comprensión de la complejidad del fenómeno humano y de la vida y la inseparabilidad del conocimiento de la experiencia. Disciplinariedad, multidisciplinariedad, interdisciplinariedad y transdisciplinariedad son las 4 flechas de un solo arco del conocimiento y experiencia orientado a comprender el sentido de la vida y del mundo.

Entonces, ¿cuál es el nuestro hoy?


Hoy es un momento de transición. Somos parte de la escena. Como sujetos estamos influenciados, pero al mismo tiempo la forma en que actuamos, lo que hacemos, las elecciones que hacemos determinan nuestro tiempo, porque nosotros mismos alimentamos y determinamos la realidad que nos rodea.


¿Cómo podemos cuestionar críticamente nuestros paradigmas? 


Nuestro desafío no es solo animarnos a revisar nuestros paradigmas de referencia actuales y crear nuevos dispositivos, sino también reconocer y hacernos cargo de nuestras propias representaciones en conflicto, cuestionando lo que hemos heredado para posibilitar la transformación.


Es un espacio-tiempo en el que se fomenta el pensamiento sistémico y complejo y se abre a una visión panorámica de la existencia del hombre en el mundo y de la vida, para asegurar que podamos afrontar mejor las necesidades urgentes y el progreso acelerado característico de esta época.

En este sentido, el enfoque transdisciplinario tiene como punto central la construcción de un pensamiento crítico, autónomo, sistémico, simbólico que fomenta la capacidad de diálogo interno y externo y promueve actitudes, relaciones y habilidades que revelan cuáles son las posibles transformaciones a impulsar ante los nuevos retos.

 

Los tres rasgos fundamentales de la transdisciplinariedad son:

 

  • Apertura: la apertura implica la aceptación de lo desconocido, lo inesperado y lo impredecible y la existencia de múltiples niveles de realidad (percepción).

  • Rigor: el rigor reside en la inseparabilidad entre un cuerpo de pensamiento y experiencia vivida, entre el hombre y su entorno y en traducir la simultaneidad de estos dos aspectos concretamente en el mundo en palabra y acción.

  • Tolerancia: la tolerancia surge de la observación de que la realidad es compleja y hay ideas y verdades contrarias y diferentes que abren la pregunta y la búsqueda de lo que atraviesa y trasciende las disciplinas individuales y la profesionalidad.


¿Por qué este proyecto?


Algunas tecnologías sociales funcionan muy bien en manos de algunos profesionales, pero en otros casos la aplicación de las mismas herramientas no conlleva cambios significativos. ¿Por qué las mismas herramientas son efectivas en manos de unos e ineficaces en manos de otros? La esencia de la respuesta es simple: la calidad de los resultados producidos por cualquier sistema depende de la calidad de la conciencia desde la que operan las personas en el sistema.
 

TRANSDISCIPLINARIEDAD

SABERES QUE SE ENCUENTRAN,

CONFRONTAN Y CO-GENERAN

 

Más información
Para realizar solicitar este servicio contacta, por favor, con Marina Seghetti al WhatsApp +39 334 206 6723, o si lo prefieres, envía un mail a marina@paramitalab.com. En este primer contacto, valoraremos conjuntamente si esta propuesta formativa se adapta a tus necesidades e intereses, resolveremos posibles dudas y ampliaremos información.